Aduanas detecta contrabando de antigüedades y caracola marina en Los Libertadores

Un conductor intentaba ingresar al país con mercancías como antiguos espejos y cubiertas de mármol sin declararlas. Otro, con una caracola marina de 20 centímetros de largo.

Antigüedades avaluadas en más de $1.300.000 fueron descubiertas por funcionarios del Servicio Nacional de Aduanas de Los Andes en el Paso Los Libertadores, al revisar un vehículo proveniente de Argentina. Ante las preguntas de los fiscalizadores, el conductor indicó que no portaba mercancías con valor comercial. Sin embargo, al realizar la revisión física, los funcionarios encontraron diversas antigüedades.

El detalle indica que son dos figuras de petit bronce, una lámpara de ónix, una bandeja de metal con diseño, un arrimo de metal con espejo y con base de mármol.

El Administrador de la Aduana de Los Andes, Mariano Gómez, señaló que “es importante que las personas recuerden que es posible importar cualquier producto permitido por nuestros pasos fronterizos, pero declarándolo oportunamente y pagando los impuestos y derechos que correspondan.”

En el caso de las antigüedades, el conductor del vehículo no declaró, y además, cuando fue sorprendido con los artículos en su auto, presentó comprobantes de compra que no correspondían al valor comercial de las antigüedades. Por lo mismo se le ofreció la alternativa de pagar todos los derechos y multas involucradas para así evitar la denuncia por contrabando de mercancías, lo que se denomina Renuncia a la Acción Penal (RAP) y que fue aceptada.

A este decomiso se suma el hallazgo de una caracola de unos 20 centímetros de largo al interior de la mochila de un viajero argentino. Los funcionarios procedieron a su decomiso inmediato por tratarse de una especie protegida por la Convención CITES, que protege las especies amenazadas de flora y fauna silvestre y de la que Chile forma parte.

Además, en el mismo complejo fronterizo se produjo el hallazgo de un machete de 60 centímetros de largo entre las pertenencias del conductor de un camión. El arma fue decomisada como contrabando aduanero, dado que la norma sanciona el ingreso de mercancías prohibidas.

En estos dos últimos casos, por instrucción del Fiscal, los antecedentes fueron puestos a disposición de la Policía de Investigaciones.

Mariano Gómez recomendó a los viajeros informarse bien respecto de los artículos que forman parte del equipaje del viajero y sobre las cantidades máximas de algunos productos con los que los chilenos viajan habitualmente, como cámaras fotográficas, computadores, licores y cigarrillos, entre otros, para sí evitar multas y riesgo de denuncias como ocurrió en los casos anteriores.

 

“Lo más importante es declarar todos los productos en el formulario conjunto SAG-ADUANA, guardar siempre los comprobantes de las compras, y ante cualquier duda, consultar a los funcionarios ubicados en los pasos fronterizos,” concluyó.