Aduanas intercepta contrabando con 300 botellas de supuesta “champange”

Funcionarios de la Aduana de Los Andes detectaron la carga en el paso Los Libertadores en un camión proveniente de Argentina.

Cincuenta cajas conteniendo 300 botellas de vino espumante etiquetado como “champagne” decomisó el Servicio Nacional de Aduanas en el complejo Fronterizo Los Libertadores. La incautación se produjo cuando los fiscalizadores efectuaron la revisión física de un camión que ingresaba al país declarando transportar vino espumante.

Sin embargo, al abrir la zona de carga del vehículo los funcionarios de la Aduana de Los Andes descubrieron 44 cajas de 6 botellas cada una que no habían sido declaradas, es decir, venían como contrabando y que además estaban etiquetada como el famoso espumante francés. A esto se sumaron otras 6 cajas que también tenían el mismo tipo de etiqueta.

De esta forma, junto a configurarse el delito de contrabando y que las 300 botellas descubiertas no contaban con los antecedentes de respaldo del despacho, como los vistos buenos del Servicio de Salud y la inscripción de bebida alcohólica del Servicio Agrícola y Ganadero, también se vulneraron las certificaciones de origen. Esto significa que sólo las botellas producidas en la región francesa de Champagne pueden ser llamadas con esa denominación, lo que está ratificado por tratados internacionales suscritos por Chile y consignados, entre otros, en la Ley 19.039 de propiedad industrial.

El Administrador de la Aduana de Los Andes, Mariano Gómez indicó que “se trata de un decomiso poco habitual, que demuestra la capacidad de nuestros funcionarios para detectar este tipo de casos en los que hay un alto nivel de sofisticación para el ocultamiento”.

Explicó que “en esta oportunidad se configuran dos delitos: en primer lugar el contrabando por ingresar productos no declarados y en segundo, la vulneración del certificado de origen del producto, al utilizar la palabra champagne en la etiqueta,  que sólo pueden exhibir los espumantes provenientes de la zona de Francia que lleva ese mismo nombre.”

El Administrador de la Aduana de Los Andes señaló además que el tratado firmado con la Unión Europea exige a Chile a proteger la denominación de origen de los vinos producidos en esas zonas. Por el momento las botellas quedan en custodia de Aduanas, mientras el caso se pone en conocimiento del Instituto de Propiedad Industrial para analizar las acciones a seguir.