Comunidad educativa del Liceo América define desafías para el establecimiento

Como parte de un trabajo participativo, alumnos y alumnas, padres, apoderados, docentes y asistentes de la educación se convirtieron en precursores de los próximos cambios del Liceo Politécnico América de Los Andes, iniciando su labor en el taller «El liceo que soñamos».  Se trata de un proyecto  implementado por la fundación Educación 2020.

Presente en el lanzamiento, el alcalde Mauricio Navarro subrayó que la iniciativa es ejecutada por un referente en materia educativa y señaló que, “de alguna forma, que ellos se instalen en nuestra comuna, en el Liceo América, constituye un importante estímulo para el proceso de formación de nuestros alumnos y alumnas, involucrando a toda nuestra comunidad escolar”.

Navarro destacó la gestión del establecimiento de la Red DAEM que, a través del financiamiento de Anglo American, se convierte en objeto de un importante proyecto, consistente en un  diagnóstico donde participa toda la comunidad educativa. “Va a poder establecer una línea base respecto de la educación en el Liceo América, lo que va a permitir desarrollar una serie de proyectos de mejoramiento educativo”.

Por su parte, el director del liceo, Franco Núñez,  valoró que un agente externo, reconocido a nivel nacional, pueda trabajar en el establecimiento y señalar cuáles son las fortalezas que posee, las debilidades y las orientaciones a abordar. “También se espera que la comunidad pueda ser transparente a la hora de traspasar todo lo que creen que debemos cambiar. Nos permite preparar el futuro”, señaló.

Nadiezhda Yáñez, Subdirectora del Centro de Liderazgo Educativo de Educación 2020, explicó que “lo que está al centro es una comunidad que define a dónde quiere llegar y recoge la experiencia de los distintos actores que la componen. Ésta va mejorar sólo en la medida que todos estén involucrados, en que se recojan las expectativas y aspiraciones de sus miembros”.

Yáñez agregó que la idea es que el liceo represente una experiencia gratificante para toda la comunidad educativa, desafiante y entretenida para los estudiantes, “un lugar de relaciones horizontales y democráticas que nos permitan desarrollar nuestra habilidades. Por lo tanto, imaginar qué y cómo es el liceo que se espera prontamente requiere el concurso de toda la comunidad educativa”.