¿Constantes cambios de salud? ¡Cuidado! Podrías tener Vasculitis

Esta es una enfermedad autoinmune que puede afectar a todas las personas, independiente de su sexo, edad, etnia o condición social. Además, cualquier órgano del cuerpo puede verse comprometido. Por lo mismo es que la Dra. Lilith Stange, directora del Centro de Excelencia en Artritis Reumatoide y reumatóloga de Clínica Ciudad del Mar, sostiene que es esencial estar atentos a los síntomas y signos del organismo, de modo de poder tratar la patología a tiempo.

Cansancio, debilidad, pérdida de apetito, disminución de peso y fiebre, son algunas de las señales que manifiestan la presencia de vasculitis sistémica, enfermedad frecuente que involucra la inflamación de los vasos sanguíneos.

“Esta afección se produce cuando el sistema inmunitario ataca a los vasos sanguíneos del propio organismo, ya sea producto de una enfermedad autoinmune, una infección o un medicamento. Esta inflamación puede generar dolor, enrojecimiento y/o pérdida de la función de los tejidos afectados, entre otros síntomas”, explica la reumatóloga de Clínica Ciudad del Mar, Dra. Lilith Stange.

Cualquier persona puede padecer de vasculitis, independiente de su edad, sexo, raza y condición social. La enfermedad puede ser de causa primaria, por ejemplo, la arteritis de células gigantes, la poliarteritis nodosa y la granulomatosis con poliangeítis (antiguamente llamada granulomatosis de Wegener). De igual forma, la vasculitis puede manifestarse ―con mayor frecuencia― en quienes tienen enfermedades autoinmunes, como el lupus o infecciones como la hepatitis B o C. Las vasculitis pueden ser localizadas, por ejemplo, exclusivamente cutánea o sistémicas, las cuales suelen ser más graves. 

Señales de alerta

“Los signos y síntomas de esta patología varían y dependen del tipo de vasculitis, los órganos implicados y la gravedad del trastorno. Algunas personas pueden tener muy pocas manifestaciones, mientras que otras pueden llegar a estar muy enfermas”, indica la doctora Lilith Stange, quien además agrega que en ocasiones, estas molestias pueden evolucionar lentamente con el paso de los meses, mientras que en otras se desarrollan rápidamente, en días o semanas.

Es importante recordar que la vasculitis puede afectar órganos y sistemas del cuerpo específicos y causar una variedad de signos y síntomas, entre los que destacan los siguientes:

  • Sistema respiratorio: falta de aliento, tos seca o expectoración con sangre.
  • Sistema nervioso: hormigueo, entumecimiento y debilidad en varias partes del cuerpo; pérdida de sensibilidad o fuerza en las manos y los pies, además de sentir dolores punzantes en las extremidades.
  • Sistema gastrointestinal: úlceras, diarrea, dolor de estómago, bloqueo de flujo de sangre a los intestinos y sangrado.
  • Piel: picazón, erupciones cutáneas, manchas, moretones o ronchas, úlceras y necrosis.
  • Articulaciones: Dolor e inflamación.
  • Nariz, garganta y oídos: infecciones de los senos paranasales o infecciones crónicas del oído medio, úlcera en la nariz, pérdida de la audición.
  • Ojos: dolor, aumento de sensibilidad a la luz, visión borrosa, ceguera parcial.
  • Cerebro: dolor de cabeza, cambios en la función mental, accidentes cerebrovasculares.
  • Riñón: orina con sangre e insuficiencia renal, entre otras.

Diagnóstico y tratamiento

En el caso de esta patología, es esencial obtener un análisis completo tan pronto como sea posible, de modo que el tratamiento pueda iniciarse antes de mayores complicaciones. Esto dependerá de los síntomas del paciente, además de contar con las pruebas para ello, como lo son exámenes de sangre, rayos X, tomografías y biopsia.

“Si la vasculitis se diagnostica a tiempo y responde bien al tratamiento, podría desaparecer o entrar en remisión. El término ‘remisión’ significa que la afección no está activa, pero puede volver o se puede exacerbar en cualquier momento”, comenta la reumatóloga de Clínica Ciudad del Mar.

A menudo, el procedimiento médico a largo plazo con medicamentos puede controlar la vasculitis crónica, pero no se ha encontrado una cura.

Así, el tratamiento dependerá del tipo de vasculitis, los órganos afectados y la gravedad del trastorno. Las personas afectadas son asistidas con medicamentos como los corticoesteroides y los citotóxicos (como metotrexato o azatioprina), que ayudan a reducir la inflamación de los vasos sanguíneos. También para casos graves de vasculitis primarias existen los agentes biológicos como rituximab y tocilizumab.

“Por lo general, el proceso a largo plazo con medicamentos puede controlar los signos y síntomas de la vasculitis crónica. El objetivo principal de esto es reducir la inflamación de los vasos sanguíneos afectados”, recuerda la Dra. Stange.

Asimismo, la profesional puntualiza que en muy pocas ocasiones, la vasculitis no responde bien al tratamiento. Esto puede causar discapacidad o incluso la muerte. 

Consejos

Los medicamentos que se usan para tratar la vasculitis pueden tener efectos secundarios. Por ejemplo, el uso prolongado de corticoesteroides puede causar aumento de peso, diabetes y también puede aumentar el riesgo de infección. Por lo mismo es que mientras se está recibiendo tratamiento para la vasculitis, es importante ver al médico con regularidad.

“Consulte con el médico acerca de cualquier síntoma nuevo y otros cambios en la salud, entre ellos, cualquier efecto secundario de los medicamentos”, recomienda la reumatóloga de Clínica Ciudad del Mar, Dra. Lilith Stange. 

Fundación Vasculitis Chile

Con el objetivo de informar a la comunidad, Clínica Ciudad del Mar realizó la Charla Saludable: “Hablemos de Vasculitis”, instancia que contó con la participación de integrantes de la Fundación Vasculitis Chile, pacientes y la comunidad en general.

La finalidad de la fundación es dar a conocer la enfermedad y prestar apoyo a los pacientes y a sus familias en el plano emocional y también educativo. Por otro lado, la fundación busca crear conciencia en la sociedad y en las autoridades acerca de la importancia de conocer las vasculitis y su tratamiento.

Actualmente, Vasculitis Chile se encuentra realizando una campaña a nivel nacional denominada “Venciendo la Vasculitis. Por un diagnóstico precoz”, cuyo fin es realizar capacitaciones a los médicos de atención primaria, para que los pacientes sean derivados con premura al especialista y así cambiar absolutamente el destino de la enfermedad y de quien la sufre. También se está solicitando permanentemente a las autoridades de salud que las vasculitis primarias sean incorporadas a GES, ya que son enfermedades crónicas de alto costo en su diagnóstico y tratamiento.

De acuerdo a lo explicado por Ximena Romo, presidenta de la Fundación Vasculitis Chile, “las charlas educativas son de gran importancia para nosotros, los que sufrimos la enfermedad, ya que nos permite conocer esta patología de primera fuente. Al ser una enfermedad poco común, la información es escasa, por lo que las charlas abren una ventana para aprender a vivir con ella”, finalizó.

junio 12, 2017