Dolor de espalda, ¿qué debo hacer?

El dolor de espalda es, sin duda, uno de los problemas de salud más comunes. Afecta a ocho de cada diez personas y actualmente alcanza hasta el 10% de las atenciones de consultas médicas en Chile. Esta molestia lumbar o de espalda, que para muchos suele ser algo transitorio y sin mayor importancia, es para otros un tema que los afecta más de lo esperado: de manera crónica y por semanas. El Dr. Juan Pablo Otto, traumatólogo de Clínica Ciudad del Mar, sostiene que en cualquiera de los casos, si el malestar es intenso o leve, hay que tomar las medidas pertinentes para acabar con el problema de raíz y evitar mayores complicaciones.

Mala postura corporal, movimientos incorrectos, envejecimiento, genética e incluso el sedentarismo aumentan considerablemente el riesgo de padecer dolores de espalda, afectando a hombres y mujeres por igual, con mayor frecuencia a partir de los 25 años. No obstante, ¿cuándo es bueno acudir a un especialista?

El malestar lumbar se divide en dos categorías: agudo o crónico. El primero surge a partir de alguna lesión, accidente o movimiento mal ejecutado y no dura más de seis semanas. Suelen desaparecen espontáneamente, pero pueden tardar un poco. Si no hay un tratamiento oportuno puede derivar en un padecimiento crónico. “Para calmar este malestar sirven los analgésicos y el reposo, aunque hay que tener cuidado con esto último, ya que estar en cama por más de dos días puede empeorar la situación”, manifiesta el Dr. Juan Pablo Otto, traumatólogo de Clínica Ciudad del Mar.

Por otro lado, el dolor de espalda crónico es un malestar menos común que el agudo, dura más de tres meses y puede originarse a partir de diferentes factores, como el hereditario, estrés o lesiones, entre otros.

“Es aconsejable consultar cuando el dolor se prolonga más allá de una semana, no responde al tratamiento de antiinflamatorios y la intensidad del malestar va en aumento, de modo que se inicie un tratamiento adecuado de acuerdo a su dolencia”, explica el traumatólogo. Asimismo, también se debe acudir al médico si es que el dolor no disminuye con el paso de los días y comienza a extenderse hacia las extremidades inferiores, y viene acompañado de fiebre y/o baja de peso.

El tratamiento para el dolor de espalda va a depender de la causalidad y del tipo de dolor. Puede variar desde compresas frías o calientes, ejercicio, medicamentos, inyecciones, hasta llegar a cirugías en los casos más complejos.

Es relevante ser precavidos en cuando al dolor de espalda, pues la columna es una de las estructuras más importantes del cuerpo humano; es el eje que sostiene al esqueleto, comunica las extremidades y raíces nerviosas, además de proteger a la médula espinal.

El paso de los años genera cambios en nuestra fisionomía y la columna no es la excepción. Lo natural es que con el envejecimiento se vaya perdiendo altura y alterando las curvaturas normales, forjando la aparición de la escoliosis y/ o cifosis. “Es importante tener un cuidado adecuado de nuestra postura y hábitos de vida desde jóvenes, porque de esa manera estamos resguardando nuestra salud”, cuenta el especialista de Clínica Ciudad del Mar.

En este contexto, el Dr. Juan Pablo Otto aconseja mantener siempre un peso y una postura adecuada, hacer ejercicio regularmente con el propósito de fortalecer y tonificar la musculatura y evitar, en la medida de lo posible, realizar esfuerzos o levantar objetos pesados.

Dolor-de-espalda-500x334