En Los Andes Diócesis de San Felipe inicia Año Pastoral 2018

Bajo el Lema “Yo soy el Pan de Vida” 270 participantes de toda la Diócesis de San Felipe de Aconcagua se dieron cita en el Instituto Chacabuco de la ciudad de Los Andes para vivir una nueva Asamblea Diocesana.

Con la presencia de Mons. Cristián Contreras Molina, OdeM. Obispo Diocesano, durante el sábado 10 de marzo la Iglesia de Aconcagua vivió una nueva versión de la Asamblea Diocesana, con la que dio por iniciado un nuevo año pastoral.

Convocados por el Padre Vicente Montenegro Lazo, Vicario de Pastoral, 270 participante entre laicos, sacerdotes, religiosas, directores y/o encargados de pastoral, seminaristas, encargados de áreas y comisiones pastorales provenientes de las diferentes parroquias, colegios y movimientos fueron motivados para animarnos desde el marco de las orientaciones pastorales a asumir y vivenciar el Congreso Eucarístico.

La jornada comenzó con el saludo del Pbro. Vicente Montenegro Lazo, quien agradeció la presencia de todos.

Esta jornada que estuvo marcada por el trabajo en grupos y la reflexión, la que comenzó con un video de algunos hitos que marcaron el año 2017.

Posteriormente se llevó a efecto un momento de conversación entre Mons. Cristián Contreras Molina, y el Padre Gustavo Adolfo Morales, quien moderó el dialogo con el Padre Obispo, para conocer cuáles son sus sueños y esperanzas de esta Iglesia que peregrina por los Valles de Aconcagua y Petorca.  El prelado refirió a la importancia de la visita del Papa a Chile, a los desafíos que se nos presentan con la llegada de miles de hermanos migrantes, entre otros temas. En parte de esta conversación también destacó la importancia de escuchar a nuestro prójimo y acoger a todos los hermanos con afecto y cariño. El Pastor Diocesano motivó a todos los presentes para ser fuente de encuentro y consuelo en nuestro diario vivir y poder vivir en profundidad el Congreso Eucarístico 2018.

Luego correspondió la intervención del padre Carlos Cox, Rector del Santuario de Votivo de Maipú, quien tomando las homilías y mensajes del Papa Francisco en Chile invitó a reflexionar el tema “Yo soy el Pan de Vida” para poder motivarnos a vivenciar lo que significa la Eucaristía como fuente de consuelo.

Continuando con el programa de la Asamblea Diocesana 2018, el Padre Vicente Montenegro invitó a reconocer cuáles son las actitudes que debemos tener en la Eucaristía, las que son fundamentales para el camino del seguimiento de Jesús y comprender cuál es su proyección misionera.

Luego del almuerzo, el Padre Ricardo Gómez, encargado del equipo diocesano del Congreso Eucarístico 2018, se refirió en forma detallada de todo lo que significa para la nuestra Iglesia Diocesana este año, además de explicar las diferentes actividades, retiros y encuentros que se proponen para este tiempo.

Tras la presentación del Padre Ricardo se invitó a todos a participar en una actividad grupal por decanatos, para realizar una reflexión de los desafíos que presenta el año pastoral 2018.

Finalmente fue la renovación del Envío Misionero de todos los presentes, orando en comunidad se clamó al Dios de la vida, para que fortaleciera el corazón y responder al llamado de ser una Iglesia Tienda, Casa y Santuario para todos.