Más de 130 estudiantes de Putaendo recibieron becas municipales este 2017

El alcalde Guillermo Reyes encabezó la ceremonia de aportes locales a jóvenes que tildaron de “esencial” el beneficio, agradeciendo la labor de las autoridades putaendinas. 

Con bastante alegría y anhelo, el Concejo Municipal entregó formalmente la esperada beca municipal a más de 130 estudiantes de Putaendo, beneficio que permite ayudar a los jóvenes en sus quehaceres académicos.

Para el alcalde Guillermo Reyes se trata de una hermosa tradición, donde el municipio entiende la complejidad de los estudiantes que deben salir de la comuna hacia las grandes ciudades con el respaldo de sus familias. De esta forma, se pretende brindar una ayuda que sea un estímulo de confianza para los jóvenes.

“Si uno mira lo que está pasando en Putaendo, hay más de 200 jóvenes estudiando en la Educación Superior. Eso es un cambio muy significativo porque genera nuevos profesionales que podrán trabajar o no en esta comuna, pero lo que vamos a tener son familias que a futuro tendrán herramientas para vivir dignamente y prosperar”, destacó la máxima autoridad de Putaendo.

La beca se genera con recursos netamente municipales y este 2017 alcanzó los 23 millones de pesos.  Se entrega en dos cuotas, siendo en julio la primera de ellas. Para Valentina Ahumada Madrid, que estudia Derecho en la Universidad de Chile, el aporte es fundamental para seguir adelante con su carrera.

“Para mí y para todos los que estamos aquí es un gran aporte. Llegar a la universidad ya es difícil para algunos. Entonces, que además tengas una ayuda de la municipalidad es un aporte muy muy bueno. Yo estoy en primer año de Universidad y creo que estudiar en cualquier universidad significa algo muy importante y distinto para todos”, afirmó Valentina.

Por otro lado, María Ignacia Orostizaga, alumna de Trabajo Social en la Universidad de Valparaíso, no dudó en calificar de “esencial” la ayuda, puesto que la recibe desde que cursaba la educación secundaria. En su discurso, ella dio las gracias a las familias y al municipio contando su experiencia como estudiante.

“No es fácil la Universidad. Cuesta y hay que ir perseverando todas las veces. La beca la estoy recibiendo desde que iba aquí en el Liceo Manuel Marín Fritis en enseñanza media y de ahí hasta la universidad. Es un gran aporte porque ayuda a solventar varios aspectos del estudio, de la carrera, para mí ha sido un muy buen aporte, algo esencial con lo que cuentan los jóvenes de Putaendo”, sostuvo María Ignacia.

Agosto 4, 2017