Municipio andino verifica buen estado de animales mayores que circulan en la vía pública


El domingo 30 de junio se produjo un accidente en calle San Rafael, en las cercanías al sector Jardines Familiares de la comuna, donde un vehículo colisionó un burro, parte de un grupo de animales que se encontraban sueltos en la vía pública.

El conductor del vehículo resultó con lesiones, mientras que el animal sufrió graves fracturas y contusiones, por la gravedad del caso tuvo que ser eutanasiado en el lugar.

A raíz del grave hecho, se realizaron coordinaciones en conjunto entre la Municipalidad de Los Andes y Carabineros para el retiro del resto de ejemplares, los que fueron trasladados en un camión acondicionado para dicho fin y llevados hasta corrales municipales.

Luego de este hecho hubo comentarios y denuncios que mencionaban que los animales estaban muriendo de hambre en el aparcadero municipal y que no se estaban atendiendo correctamente. El equipo veterinario del municipio andino, realizó una inspección en terreno para revisar la condición corporal y el estado sanitario de ellos, concluyendo que los animales se encuentran en buenas condiciones y reciben el cuidado necesario a su especie; tal como quedó estipulado en la licitación del aparcadero.

Adicionalmente funcionarios municipales y Carabineros acudieron a los sectores de Las Juntas, “Pueblo sin Ley”, Cancha Bicicross, Villa María Paula, Portal Nevado y Portal Juncal a realizar un catastro de animales mayores: burros, vacas y caballos para contactar a los dueños, a quienes se les entregó la ordenanza municipal de cuidados y protección de animales mayores 2545 de la comuna de Los Andes, dándole a conocer los deberes y forma correcta de cómo deben mantener a sus animales.

“El fin es que ellos sepan que existe una ordenanza que protege a los animales del maltrato, en el caso contrario lamentablemente serán retiradas aquellas especies que circulen libres en la vía pública, o que estén sufriendo daños por parte de los dueños o tenedores responsable de ellos”, declaró Marcela Toro, médico veterinario municipal.