Obispado de San Felipe inició investigación contra P. Mauricio Cruz por mala administración


El Sacerdote fue cesado del encargo pastoral de Párroco de Santa Rosa en Los Andes para desarrollar la investigación por mala administración mientras fue responsable de la comunidad de San Esteban Mártir.

En una declaración pública dada a conocer la tarde del lunes 8 de abril, el Administrador Apostólico de San Felipe, Pbro. Jaime Ortiz de Lazcano Piquer, dio a conocer que inició una investigación en contra del Padre Mauricio Cruz Lolas.

En el comunicado se lee que el Obispado de Aconcagua “recibió una denuncia en contra del sacerdote Mauricio Cruz Lolas, por mala administración y gestión de los recursos” situación que se habría dado en tiempos que el consagrado se desempeñó como cura párroco de la comuna de San Esteban.

Tras la recepción de la denuncia el Administrador informó que se procedió a realizar “una investigación previa”. Es por ello que la Iglesia de San Felipe “luego de haber discernido la situación y de escuchar al Consejo de Gobierno, se ha ordenado el inicio de un Proceso Administrativo Penal, de manera que se pueda resolver si tales acusaciones son ciertas o no”.

Al sacerdote se le ha impuesto como “medida preventiva”, mientras se desarrolla la investigación, “el cese en oficio de párroco de Santa Rosa de Los Andes”  lo que no le impide el ejercicio público de su ministerio sacerdotal.

El mismo comunicado expresa que “el presbítero Omar Orellana Manríquez asumirá como administrador de la Parroquia Santa Rosa, con la colaboración del sacerdote Armando Jara Schneider y la cercana atención del Vicario general, Roberto Gilbo CSC”.


Declaración Obispado de San Felipe

El Obispado de  San Felipe informa a la comunidad que recientemente se recibió una denuncia en contra del sacerdote Mauricio Cruz Lolas, por mala administración y gestión de los recursos durante el período que fue Párroco de San Esteban, por lo que se realizó una investigación previa.

En virtud de lo anteriormente expuesto, luego de haber discernido la situación y de escuchar al Consejo de Gobierno, se ha ordenado el inicio de un Proceso Administrativo Penal, de manera que se pueda resolver si tales acusaciones son ciertas o no.

Como medida preventiva se ha determinado el cese en oficio de párroco de Santa Rosa de Los Andes del sacerdote Mauricio Cruz Lolas, mientras dure el proceso. No obstante, no tiene restricciones en el ejercicio del ministerio.

Durante el periodo que dure dicho proceso el presbítero Omar Orellana Manríquez asumirá como administrador de la Parroquia Santa Rosa, con la colaboración del sacerdote Armando Jara Schneider y la cercana atención del Vicario general, Roberto Gilbo CSC.

El administrador apostólico de la diócesis de San Felipe reitera su compromiso con la verdad y la justicia.