Restos de Mons. Munita descansan en la Catedral de Puerto Montt

En una solemne eucaristía celebrada el sábado 5 de noviembre de 2016, fueron sepultados en la iglesia catedral de Puerto Montt, los restos de su primero obispo: Monseñor Ramón Munita Eyzaguirre,(1901-1992).

La Santa Misa fue presidida por el Arzobispo de Puerto Montt Monseñor Cristián Caro. Estaban presentes además Mons. Juan Barros, obispo de Osorno, sacerdotes invitados y todo el clero arquidiocesano.

Entre los fieles que colmaron la catedral, estaban también familiares de Monseñor Munita y religiosas representantes de las congregaciones que el primer obispo de la diócesis trajo desde España para comenzar el trabajo evangelizador en la zona.

Durante su homilía, Mons. Cristián Caro hizo una memoria agradecida por el primer obispo de Puerto Montt, destacando el mérito de haber convocado el Primer Sínodo Diocesano en el año 1957, su empeño en conseguir sacerdotes y religiosas para trabajar en la naciente diócesis. indicó además que al momento de ser consagrado obispo «no había cumplido los 33 años de edad, fue el obispo más joven de Chile para la diócesis más extensa: 150.000 km2.

Un emotivo momento se vivió cuando el Pbro. Leandro Serna, quién llegó desde España a solicitud de Mons. Munita, entregó un emocionado testimonio de su vivencia junto al obispo que lo ordenara sacerdote en la catedral de Puerto Montt.

Durante la Santa Misa, la urna con los restos de Monseñor Munita fueron depositados solemnemente en la cripta, que el mismo mandó construir a la entrada de la catedral.

Posteriormente se bendijo la capilla episcopal San Francisco de Sales, ubicada al interior de la catedral, recién restaurada y que también fue construida por Monseñor Munita.

Durante el ofertorio del rito eucarístico se presentó el escudo episcopal de monseñor Munita, al igual que su báculo y mitra, como signos de su ministerio que con tanto empeño ejerció en esta diócesis.

La Eucaristía finalizó entre sentimientos de gratitud y alegría, por haber cumplido con la voluntad de este obispo, que forjó ésta diócesis con gran esfuerzo, debido a las precarias condiciones de aquel tiempo y que sin embargo desplegó un fecundo trabajo de evangelización.

Fuente: Comunicaciones Puerto Montt