Secretaria Regional Ministerial conoció el trabajo de protección medio ambiental de la Escuela Sagrado Corazón

Cumpliendo un compromiso suscrito con su directora Beatriz Gallardo, la Seremi de Medio Ambiente, Tania Bertoglio se trasladó el jueves recién pasado a la Escuela Especial Sagrado Corazón para constatar en terreno, junto al gobernador Eduardo León, las experiencias que está impulsando el establecimiento y que le permitieron este año acceder a la certificación ambiental en su nivel intermedio.

La Comunidad Sagrado Corazón fue la única del sistema municipal de educación sanfelipeño que obtuvo esta certificación, sumando además el mérito de que si bien había postulado al nivel inicial de esta calificación ambiental, el destacado trabajo que ha realizado le permitió obtener de manera inmediata el nivel intermedio.

La Seremi, resaltó que son numerosas las acciones que impulsa el plantel, valorando la labor de profesores y asistentes de la educación, que con un enorme compromiso y cariño hacia sus alumnos y alumnas, han instalado la temática medio ambiental, lo que les permitió precisamente obtener la certificación intermedia, una situación poco común, pero que confirma el buen nivel en que se encuentran.

“He constatado que todo lo que decía el expediente que presentaron para acceder a la certificación ambiental es real, han realizado un gran trabajo, con mucho esfuerzo, han aprendiendo mucho de la temática medio ambiental y sobre todo las tías tienen una gran motivación para trabajar, para hacer cosas distintas, trabajando con la naturaleza y generando un contacto directo con la tierra, eso es muy valioso”, dijo la autoridad regional.

Acompañada de la profesional de la Dirección de Protección del Medio Ambiente Odette Illanes, la directora de la Escuela Sagrado Corazón, guió a las autoridades por las dependencias de la escuela, donde a esa hora además se realizaba la celebración del Día del Libro y la Lectura.

En la ocasión, las autoridades conocieron la huerta escolar, el taller de compostaje, las acciones en materia de reciclaje y de ahorro energético con paneles solares, entre otras iniciativas, las que según dijo la directora, son el resultado del deseo de desarrollar una labor educativa integral con niños y niñas, adolescentes y jóvenes que a pesar de su discapacidad mental, de igual manera han internalizado muchísimos conceptos en torno a la protección del medio ambiente.

“Estoy orgullosa del trabajo que realizamos en mi escuela. Este es un compromiso de toda la comunidad educativa, desde nuestros niños, sus padres y apoderados, nuestros docentes que se comprometen, de los asistentes, que trabajan arduamente. Es un trabajo difícil, que requiere mucho esfuerzo, porque muchos de nuestros alumnos tienen dificultades para desplazarse y por lo tanto, necesitan del apoyo de todos”, señaló la profesora.

Añadió que “me siento orgullosa también de certificarnos en este nivel medio, aun cuando habíamos postulado humildemente en este nivel básico, pero eso no es lo más importante, sino que lo importante es el trabajo, el compromiso. Este trabajo que se manifiesta en educar a nuestros alumnos de cara a su vida futura. Nosotros no sólo nos preocupamos de ser cuidadosos en temas de inclusión, sino también en cuanto a formarlos en educación ambiental, en formarlos integralmente”.

La profesional aseguró que esta experiencia ha comprometido y vinculado a los profesores y alumnos, así como a los apoderados de la escuela, quienes no sólo están interesados en apoyar las acciones en la escuela, sino que también han replicado estas experiencias de cuidado del entorno en sus domicilios y con el resto de los integrantes de sus grupos familiares.

 

Mayo 3, 2017