Simplifican trámites para alzar prohibiciones de gravar, enajenar y celebrar contratos en viviendas financiadas con subsidio

Tras pasar todas las aprobaciones respectivas en el Congreso Nacional, por fin fue publicado en el Diario Oficial, la modificación al Decreto Ley N°2.833, que permite que para solicitar el alzamiento de las prohibiciones de gravar, enajenar y celebrar actos y contratos en viviendas financiadas con subsidios del Estado, ya no se necesitará extender una escritura pública, por ende, las familias no deberán pagar ni realizar este trámite que por años era un requisito.

Cabe recordar que las familias que reciben una vivienda con subsidio estatal tienen la obligación de hacer ocupación efectiva de ella por cinco años, con prohibición de venderla o arrendarla, con el objetivo de resguardar que los beneficios y recursos que entrega el Estado estén destinados efectivamente a aquellas familias más necesitadas. Una vez terminado ese plazo, se alza esta prohibición.

Pero para alzar la prohibición, se debían hacer una serie de trámites engorrosos: las familias debían ir al Conservador de Bienes Raíces y pedir un certificado de hipotecas y gravámenes, luego ir al Serviu para solicitar el alzamiento, después se debía redactar el borrador de una escritura y enviarlo a una notaría, tras ello, el beneficiario debía pagar el arancel en la notaría para retirar el documento y después de todo eso, debía volver al Conservador de Bienes Raíces para solicitar el alzamiento definitivo. Trámites y gastos que desde hoy ya no serán necesarios, ya que el proceso se simplificó.

El Director Regional de Serviu, Nelson Basaes, destacó esta medida impulsada por el Congreso que permite que el procedimiento antes mencionado sea más expedito y con menor costo para todos los chilenos, ya que va en la línea del proceso de modernización del Estado impulsado en el plan de Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet. “Con esto estamos siendo capaces de facilitarles las condiciones de vida a las familias que hayan optado por una vivienda financiada con un subsidio, por lo que les damos las opciones de que este patrimonio que han alcanzado puedan también utilizarlo para mejor su condición de vida”, señaló.

La autoridad agregó que “esto va a permitir que muchas familias que hoy están con alguna proyección de trasladarse a una vivienda de mayores o menores dimensiones, para lo cual tienen que vender lo que hoy tienen, si han transcurrido este periodo de cinco años, van a poder hacerlo sin ninguna dificultad con el sólo hecho de pedir al Conservador de Bienes Raíces para que la vivienda quede sin estas prohibiciones”.

Según estimaciones del Minvu, esta modificación a la ley permitirá que cerca de 50 mil familias se vean beneficiadas cada año a lo largo del país.